Ravi Ashwin, de India, hace que Inglaterra pague después de que Bet365 se quede sin chispas.

Posted on Posted inBet365

La respuesta a un total indio muy importante de 455 no iba tan mal con un par de instantes de juicio terrible del trimestre más improbable, Joe Root, cambió el ritmo del partido y, con toda probabilidad, dictó su resultado.

A los 51 años, uno de los 20 relativamente tranquilos de Inglaterra respondía bien a la conmoción del despido anticipado de Alastair Cook, que ha sido un revés Bet365 raro en estas partes. El segundo tocado de Mohammed Shami rompió el tocón de Cook por una buena entrega, que irrumpió a través de una puerta medio abierta como un toro rampante.Pero Root y Haseeb Hameed se estaban reconstruyendo vigilante con el Yorkshireman anotando la mayoría de las carreras. La selección de disparos de Joe Root fue cuestionada por Paul Farbrace después del colapso de Inglaterra. Se convirtió en una irrelevancia. Raíz cortó una pelota a través de la pierna Bet365 cuadrada de Ravindra Jadeja, ciertamente para una, posiblemente dos. El problema era que Root no podía decidirse de ninguna manera.

Partió por un segundo, pero luego se dio cuenta de que Jayant Yadav había llegado a la pelota más rápido de lo previsto. A mitad de la cancha, envió al joven Hameed de vuelta, pero ya era demasiado tarde.

Wriddhiman Saha agarró la pelota y la arrojó hábilmente hacia los Bet365 oferta actuales de las casasde apuestas tocones y él golpeó su objetivo. Rod Tucker ni siquiera se molestó en consultar al tercer árbitro y levantó el dedo.Hameed regresó al pabellón y, de repente, volvió a mirar a un colegial. Root agitó el césped con irritación por su error.

Ahora India aprovechó su buena fortuna, y esa brillante pieza de fildeo de Yadav. Salió Ben Duckett, en territorio extraterrestre en el No4 contra el mejor equipo del mundo, y fue atormentado por Ravi Ashwin. La implacable línea del muñón de la pierna desde el spin-off nunca vaciló, ya que es donde Duckett ha estado expuesto en Bangladesh y brevemente en Rajkot.

Solo se necesitan dos despidos para los analistas, o incluso un jugador de cricket de alerta. – Establecer un patrón. No pasó mucho tiempo antes de que Ashwin lanzara un Bet365 bello lanzamiento sobre el muñón de la pierna, que venció a la patada delantera de Duckett y los muñones se rompieron.

El siguiente paso fue Root, el portillo crítico.Huyendo a un lado, había bateado excelentemente durante casi dos horas, una calificación por encima del resto. Tal vez aún quedaba en su mente lo que se acababa, lo que podría explicar un lanzamiento de dardos y un intento de lanzar una bola de Ashwin que no estaba allí para golpear. La captura giró en espiral hacia Umesh Yadav que corría desde la mitad de la media y estábamos horrorizados: había estado anotando con suficiente libertad al mantener la pelota en el suelo. LBW de DRS significaba que Moeen Ali se convirtió en el Bet365 primer portillo de Jayant Yadav en el cricket de prueba y se agregó a la miseria. Ben Duckett y Haseeb Hameed aprenden sobre la dura realidad del cricket de prueba | Ali Martin Leer más

Al menos Jonny Bairstow y Ben Stokes se mantuvieron en la última hora para ofrecer un atisbo de esperanza.Stokes tuvo un momento de fortuna cuando una entrega de Jayant Yadav simplemente le cortó la fianza, que, sin embargo, permaneció en los surcos de los tocones. Sin embargo, con 103 por cinco, Inglaterra está en un agujero muy profundo y muy lejos de casa. Los hilanderos indios han recuperado su aura.

Por primera vez en mucho tiempo, Ashwin, quien ha Bet365 aterrorizado a los bateadores visitantes del mundo en la India, estaba teniendo el mismo efecto en los turistas ingleses. Antes de este juego había promediado 53 con el balón contra Inglaterra en lugar de 25 en todos los juegos de cricket de prueba, pero la sospecha es que estas cifras van a cambiar después de este partido. Sin embargo, su bateo contra Inglaterra siempre ha sido efectivo, tal como lo fue el viernes. Facebook Twitter Pinterest Joe Root juega un disco en su camino a medio siglo.Fotografía: Siddiqui / Reuters danés

Durante casi una hora, Ashwin y Kohli amenazaron con construir un total masivo, luego Moeen hizo su intervención.

Inicialmente, más frustraciones parecían inminentes para el hincha que no lo hacía. no estaba en su mejor momento el jueves. Stokes en el primer Bet365 deslizamiento dejó caer un borde exterior del bate de Ashwin y un sencillo fue fugitivo.

Stokes estaba furioso consigo mismo. Sin duda, Moeen no estaba muy contento, pero esconde sus emociones con mayor facilidad. Siguiente bola Kohli fue a buscar uno de sus impulsos de portada.Nuevamente hubo un borde exterior y esta vez la pelota terminó con seguridad en las manos del primer deslizamiento. India v Inglaterra, segunda prueba: día dos: como sucedió Lea más

Habiendo establecido que la pelota fue atrapada Stokes luego lo arrojó al césped con rabia, la reacción más extraña a la ventanilla del capitán de la India: todavía estaba furioso por la torpeza de la entrega anterior.

Pronto, el árbitro Kumar Dharmasena se movió hacia el Bet365 centro del escenario durante un Moeen. terminado. Primero hubo un llamamiento seguro para LBW contra Saha: Moeen estaba convencido y al no ver ninguna reacción del árbitro, comenzó a pedir una revisión. Luego, después de un retraso más allá de lo que Steve Bucknor alguna vez infligió a un bateador, Dharmasena levantó un dedo.Saha revisó, pero el árbitro tenía razón.

Dos bolas más tarde, el proceso fue más rápido pero menos correcto.

A Jadeja le dieron lbw a la segunda bola que recibió de Moeen mientras empujaba hacia adelante. Después de no mucha deliberación el bateador se alejó. Las repeticiones tuvieron el balón faltando en el tocón de la pierna.

Jayant Yadav ahora respondió bien al consejo de Ashwin y juntos agregaron 64 carreras. Después del almuerzo, Stokes hizo que Ashwin atrapara a sus Bet365 espaldas y las entradas llegaron a una conclusión rápida y entretenida. Una ráfaga de golpes llevó a los límites y el despido de un par de Yadavs a Adil Rashid, dignos consuelos por mucho trabajo no recompensado.