Desfiles de victoria de GB: preguntas sobre ciclismo y fugas de Fancy Bears en la nube

Los olímpicos y paralímpicos triunfantes de Gran Bretaña se divirtieron bajo los cielos soleados mientras merecían la aclamación de la multitud en Trafalgar Square.

Pero durante la primera vuelta de la vuelta de la victoria de 48 horas el lunes, no fue solo el clima tradicional de Manchester que amenazaba con llover en el desfile del Equipo GB pero las malas vibraciones que emanaban de la estructura al este de la ciudad que hasta ahora ha sido defendida como el símbolo de todo lo bueno sobre la gran carga alimentada por la Lotería Nacional subió a la tabla de medallas olímpicas.

No era el clima tradicional de Manchester el que amenazaba con llover en el desfile del Equipo GB el lunes, sino las malas vibraciones que emanaban de la estructura al este de la ciudad que hasta ahora ha sido promocionado como el símbolo de todo lo que es bueno sobre la gran carga de la lotería olímpica impulsada por la lotería.

Las manos libres de espuma con los dedos cruzados empuñadas por muchos en la multitud fueron un recordatorio de la financiación mecanismo que combina ingenio Tiene una estrategia brutal “sin compromiso” para alquimizar una carrera extraordinaria de éxito que culminó con la visión de Gran Bretaña superando a China para terminar en segundo lugar en la tabla de medallas en Río.

También son un símbolo apto para lo inusual, inquietud inquietante con la que los arquitectos de esa revolución podrían estar siguiendo el sentimiento público mientras vuelven sus ojos a Tokio en 2020. “Puedes sentir la atmósfera”: los olímpicos y paralímpicos de Gran Bretaña disfrutan del lluvioso desfile de la victoria Leer más

Ver la excitable portero de hockey Maddie Hinch filmando a sus compañeros de equipo, la mayoría de los cuales parece no haber bajado desde esa noche increíble bajo las luces en Río de Janeiro, era difícil ser cínico.Kate Richardson-Walsh, su temible líder que se retiró en lo más alto de la música, calificó el desfile de “una despedida increíble para un verano increíble”.

Del mismo modo, al ver los rostros emocionados y radiantes de los jóvenes que chasqueaban selfies con Lutalo Muhammad o Nicola Adams fue fácil dejar las dudas para una tarde. O escuchar a Hannah Cockroft rendir homenaje a aquellos que habían invadido el centro de Manchester a pesar de la lluvia torrencial para aclamar a los paralímpicos que desafiaban las terribles predicciones sobre la disposición de Río para volver a abrirse paso con la ayuda del Canal 4.

La acometida de sacarina controlada por etapas del desfile de Manchester y la segunda etapa en Londres, fue imposible borrar por completo las preguntas molestas engendradas por la fuga de Fancy Bears.Para creer en la santidad de la Gran Medal Rush también debes invertir completamente en la transformación del ciclismo británico

El goteo, la corrosividad por goteo, sin duda exactamente lo que los piratas informáticos rusos tenían en mente cuando comenzaron a perder el los registros médicos de los medallistas de Río en Internet probablemente hayan tenido un efecto en el estado de ánimo del público.

Y mientras más tiempo sir David Brailsford sea incapaz de calmar las apremiantes preguntas sobre British Cycling y su equipo profesional Cielo, tan indivisible en particular en sus primeros días, más perjudicial se volverá.Ese es el efecto secundario no deseado de un desastre de relaciones públicas que se tambalea al borde de convertirse en una crisis de confianza en los métodos utilizados por Team Sky y, por extensión, British Cycling durante un largo período.

el retraso en la producción de respuestas satisfactorias es cada vez más injusto para todos los demás en el velódromo de Manchester. Para creer en la santidad de la Gran Medalla Británica, también debes invertir completamente en la transformación del ciclismo británico durante ese período. Facebook Twitter Pinterest Foam hands y tickertape saludan a las estrellas británicas de Río 2016 en Manchester, pero las molestas preguntas sobre el ciclismo no desaparecerán.Fotografía: Oli Scarff / AFP / Getty Images

Antes de los Juegos de Río, el ciclismo estaba bajo una gran presión por diferentes razones: todas las dudas eran si, tras la partida de Shane Sutton y las preguntas sobre una supuesta cultura de intimidación y sexismo, todavía podría llegar a los bienes en términos de metales preciosos.

El deporte hizo – y cómo – con Bradley Wiggins al frente y al centro mientras agarraba al equipo perseguido por el oro lo convirtió en el olímpico británico más condecorado de la historia.

Wiggins, tan omnipresente durante el verano olímpico de 2012 y las celebraciones que siguieron, brillaron por su ausencia a raíz de la controversia sobre la ética de la terapia usar exenciones (TUE) otorgadas antes de cada uno de sus principales objetivos en 2011, 2012 y 2013.

Nada de lo cual debería restar valor a los logros de aquellos que vertiginosamente recibieron la aclamación de la multitud, pero todo lo que ha seguido en las semanas desde que los aviones de nariz dorada se llevaron el triunfo a casa Los atletas olímpicos y paralímpicos no pueden por menos de aclarar un poco.

La esperanza es que con la captura de los campeonatos mundiales de carrera en ruta de 2019 por Yorkshire y un aumento de 15 millones de libras esterlinas en el financiamiento de las instalaciones, círculo virtuoso seguirá girando.Sin embargo, lo que debería haber sido una buena noticia para el deporte fue ahogado por la constante estática.

A pesar de toda la retórica, el jurado todavía está deliberando sobre si los cientos de millones invertidos en el deporte de élite sobre el pasado 12 años han tenido un efecto acorde sobre el resto de la población.

Solo a través de los astilleros y la inversión adecuada en instalaciones y entrenamiento -no en merecidos desfiles y podios- puede haber ningún tipo de de enlace entre los dos.Facebook Twitter Pinterest Gatecrasher se hace pasar por esgrimista olímpico en el autobús del desfile de Manchester

Theresa May, quien exprimió hasta el último punto el factor de sensación de buena salud de la bandera engendrado por los Juegos, tendrá que demostrar más compromiso que su predecesor en permanecer el curso heredado si los logros veraniegos de Hinch y compañía no se disuelven en la lluvia otoñal.

Mientras tanto, los que construyeron la fábrica de medallas de Gran Bretaña, sus refranes y sistemas modelados tan estrechamente en bicicleta, simplemente no deben esperar ningún daño duradero a largo plazo para la fe del público en su proyecto.